Saltar al contenido

Marco Aurelio “el sabio”

Marco Aurelio

Marco Aurelio fue un emperador romano conocido también como el Sabio o el Filósofo. Gobernó Roma desde al año 161 hasta su muerte, en el año 180. Resultó ser el último de la dinastía o del grupo de los “cinco buenos emperadores”, aunque fue bastante popular por su especial gusto por la filosofía estoica.

Era hijo adoptivo del emperador Antonino Pío, a través de un mandato de Adriano. También fue hermano de Lucio Vero por la misma razón. Su importancia radica en que, entre ambos, dominaron Roma durante un buen tiempo.

Entre los hechos principales del gobierno de Marco Aurelio se encuentran los conflictos con Asia y Germania Superior, en específico, contra las tribus que se encontraban en el Limes Germanicus, Galia y a lo largo del Danubio. Así mismo, se le recuerda por hacer frente a la revuelta de Avidio Casio en la zona de Siria.

Fue un emperador multifacético que también demostró un talento innato para la escritura. En “Meditaciones”, detalla una especie de documento donde habla de sus vivencias y de qué es para él el gobierno perfecto. Fue publicado durante la década de los 170 y algunos expertos lo han calificado como un escrito realizado con gran e infinita ternura.

La familia de Marco Aurelio

Marco Aurelio tuvo por nombre Marco Annio Catilio Severo. Era el único heredero varón que tuvieron Marcio Annio y Domicia Lucila. Además, fruto de ese matrimonio también nació Annia Faustina, que solo era dos años más joven que Marco Aurelio.

De parte de su madre, la familia era rica y poderosa y contaba coon rango consular. Mientras que su padre era de origen hispano, ostentando en el Senado el cargo de pretor, pero fue muy corta la relación que tuvieron ya que falleció cuando Marco Antonio tenía tres años.

Mientras gobernaba Adriano, Marco Aurelio creció bajo el cuidado de su prodigiosa madre. Luego, en “Meditaciones” confesaría que su ascensión al trono no lo colmó de codicia ya que su crianza fue dada con la fiel creencia de que era posible vivir sin ostentar poder.

Marco Aurelio y su camino hacia el poder

Adriano comandaba en el año 136 cuando designó como heredero a Lucio Cómodo, pero a su vez empezó a notar como Marco Aurelio se formaba con gran carácter y responsabilidad. Debido al cariño que le tenía, le nombró Verissimus, un título que traducido al español era considerado como “honesto”.

Desde los seis años formó parte del ordo equester por orden de Adriano, y luego fue prometido en matrimonio con Ceionia, hija de Aelio César. Pero después de la muerte de este, el compromiso quedó nulo y pasó a ser pareja de la hija de Antonino.

Esto le abriría caminos después, dado que  Adriano lo nombró heredero del Imperio de Antonino siempre y cuando este adoptara también a Marco Aurelio. Así fue como ambos pasaron a ser parte de la línea sucesora justo cuando este último tenía 17 años.

Marco Aurelio historia

Ascenso al poder

Cuando cumplió 40 años, Marco Aurelio tomó el trono junto a Lucio. Ambos lograron crear nueva historia en el Imperio de Roma.

De hecho, se dice que la única razón por la que ambos decidieron compartir tal cargo fue por el bien de la designación dada por Adriano sobre los jóvenes, Marco Aurelio y Lucio Vero.

Imperio compartido con Vero

El carácter de Marco Aurelio se impuso en todo momento. Insistió en que Vero fuese el único emperador, hecho que le otorgó una enorme confianza hasta los últimos días de su vida.

No obstante, también había un especial trasfondo. Marco Aurelio no contaba con el talante y experiencia de Vero en el ámbito militar, por lo tanto, no era considerado una figura de autoridad que pudiese ser valorado por las primeras defensas del Imperio, los soldados.

Lo que hicieron fue distribuirse, en cierta manera, las obligaciones. Vero fue enviado para mantener las legiones asentadas de Partia y Germania, mientras que este se quedaba en Roma con la tranquilidad de saber que su acompañante no tendría el poder suficiente para derrocarlo aun con las tropas.

Ambos mantuvieron una excelente relación hasta el momento de la muerte de este último en el año 169.

El Imperio tras la muerte de Vero

Una vez que Vero murió, Marco Aurelio continuó el mismo curso de sus predecesores con reformas de leyes limitando la jurisprudencia civil.

Favoreció a los esclavos, a las viudas y a los menores de edad, reconociendo aquellas relaciones de pura sangre para respetar la sucesión.

En cuanto a derecho civil, creó la figura de los “honestiores” y los “humilliores” para diferencia al “más distinguido” del “menos”

Otro hecho fundamental es que los cristianos no fueron perseguidos tal como en otras épocas, aunque fuesen igualmente vulnerables.

Marco Aurelio El Sabio

La diplomacia de Marco Aurelio

Las posesiones imperiales que les arrebataron en tiempos anteriores, fueron renovadas en Asia por Marco Aurelio. Un conflicto iniciado por la pelea de dos ejércitos itálicos y la invasión de Armenia y Siria, hicieron que el emperador fuese hasta el lugar para hacerle frente a la situación.

Para el año 166, la guerra tuvo un fin exitoso, y todo terminó con un gran resultado gracias a  la estrategia de los generales Vero y Cayo Avidio. Este primero también resultó recompensado con un desfile que tuvo una imagen particular, la de dos emperadores al frente de todos.

Otros conflictos que emergieron durante su imperio estuvieron ocasionados por algunos intentos germánicos o de tribus nómadas que querían apoderarse de la zona norte. Afortunadamente, todas pudieron resolverse de manera estratégica gracias al buen mandato del último de los buenos emperadores romanos.

El sucesor de Marco Aurelio

El 17 de marzo de 180, Marco Aurelio murió en Vindobona, hoy conocida como Viena. Dejó como sucesor a su hijo Cómodo, mientras que sus cenizas fueron llevadas de regreso a Roma para ser sepultadas en el Mausoleo de Adriano.

Pero la sucesión de Cómodo no trajo tanta gracia como la dada por Marco Aurelio. Además de los buenos emperadores, también dio lugar al fin de los emperadores adoptados, debido al desastre político, social y económico que el heredero de Marco Aurelio dejó a su paso.

De ahí que la muerte de este no fuese simplemente un cambio más. Es considerado el fin de la prosperidad para el antiguo Imperio o lo que también se conoció como la Pax Romana.