Saltar al contenido

Constantino I, el emperador cristiano

Constantino

Flavio Valerio Aurelio Constantino se convirtió en uno de los emperadores romanos en el año 306. Este emperador es conocido como Constantino I o Constantino el Grande. Nació el 27 de febrero del año 272 en Naissus.

Como hecho particular, cabe destacar que fue proclamado emperador por las tropas, el día 25 de julio del año 306, y gobernó hasta el día de su muerte en el año 337.

Entre otros nombres que tuvo, a Constantino I se le conoce como el emperador cristiano, pese a que fue bautizado en su lecho de muerte, debido a que facilitó la convocatoria del Primer Concilio de Nicea en el 325, provocando la declaración de la creencia cristiana conocida como el Credo de Nicea.

Sobre todo, se le recuerda por ser el primer emperador en detener la persecución de los cristianos y dar libertad de culto al cristianismo junto a las demás religiones presentes en el Imperio romano. 

Nacimiento y tetrarquías

Constantino fue hijo de Constancio y su primera esposa, Helena. En el año 292, su padre se volvió a casar, esta vez con Flavia Teodora, hija del entonces emperador, Maximiano. De esa unión, Constantino obtuvo seis hermanastros.

Las tetrarquías marcaron la vida y crecimiento de Constantino, porque vivió en más de una. La primera fue en el siglo IV, cuando estaban los augustos, Diocleciano y Maximiano junto a los césares, Galerio y Constancio.

Esta se mantuvo hasta el año 305, cuando los dos respectivos augustos decidieron renunciar, ascendiendo los cesares y nombrando en su lugar a Severo y Maximino Daya. Pero cuando el padre de Constantino cayó enfermo durante una expedición en Caledonia, terminó siendo nombrado por las tropas que le acompañaban como el augusto al mando.

Paralelo a esto, Severo II era nombrado augusto en lugar de Galerio, y ese mismo año, el pueblo romano nombró augusto a Majencio, que era el hijo del anterior Maximiano.

La paz tampoco reinó como en tiempos anteriores, produciéndose un conflicto entre monarcas que, 20 años después, dieron como ganador total y único al emperador  Constantino el Grande.

La monarquía absoluta

Desde el año 326 al 337, Constantino impuso una monarquía absoluta y hereditaria. Entre los cambios que indujo en la sociedad están la reforma de la corte y de algunas leyes, y la nueva división del ejército.

Así mismo, Roma dejó de ser la capital y ahora el Imperio se situaba en el centro de Bizancio, lugar que acabó renombrando como Constantinopla.

Constantino y el cristianismo

El gobierno de Constantino ante los romanos tuvo como principal factor el reconocimiento del cristianismo como un credo. De hecho, muchos coinciden en que es el primer emperador romano cristiano en sustitución del paganismo oficial que ostentaban los sucesores romanos.

Sin embargo, se ha especulado mucho sobre su cambio de opinión en cuanto a la religión. Voltaire llegó a asegurar que Constantino simplemente no sabía qué hacer, mientras que el sociólogo, Rodney Stark sugiere que resultó ser una iniciativa estratégica.

Si quieres conocer la historia de Julio César pincha aquí

Al parecer, entre los siglos I al III, el cristianismo tuvo un crecimiento exponencial en todo el Imperio. De 40 mil ahora se conocían 6 millones 300 mil cristianos, por lo tanto, temía que lograsen reunir una fuerza tal que lo pudiese derrocar.

Pero, esta teoría pierde fuerza porque no fue bautizado hasta el momento de su muerte y, de hecho, se ha dado a conocer que su relación con los cristianos no fue tan fácil de llevar.

El título del emperador cristiano

Entre las medidas que llevó Constantino durante su reinado para acercarse al cristianismo se encuentran:

  • La entrega al papa Silvestre de un templo romano que perteneció a Diocleciano. Actualmente es la Basílica de San Juan de Letrán.
  • Se construyó otra basílica en Roma en la que se dice que fue martirizado San Pedro. Estaba justo en la Colina Vaticana, sobre la que después decidieron construir la iglesia del Santo Sepulcro.
  • En el año 313 firma el Edicto de Milán que le permitía a los cristianos seguir su fe por elección. Esto mismo también permitió a otras religiones ser elegidas sin temor de persecución.
  • Otra consecuencia del Edicto fue que los cristianos pudiesen optar por magistraturas del gobierno, tener exención de impuestos, y ser más aceptados a nivel social.
Estatua Constantino el Grande

La política religiosa de Constantino

Constantino fue criado, como el resto de emperadores, teniendo como principal adoración al dios Sol. Portaba su símbolo y era un culto que siempre estaba relacionado a la mayor figura de autoridad que tuviese el Imperio.

No obstante, cuentan las historias que Constantino el Grande tuvo un presagio antes de una batalla y que por esto decidió implementar un cambio de política para luchar contra la persecución religiosa.

Durante la batalla del Puente Milvio, el 28 de octubre del año 312,  el emperador tuvo una visión y entonces decidió modificar su estandarte cambiando el lábaro por el crismón.

En cuanto a su visión, se han especulado varias historias. La principal dice que al mediodía vio, a lo lejos, sobre el sol, un trofeo en forma de cruz surcando el cielo y encima de este se podía leer en latín: “Con este signo vencerás”.

Tras esto, el emperador no dudó en hacer lo que le recomendaban y cambiar los símbolos en todos los escudos de su ejército. Como resultado, logró vencer a Majencio y quedarse con la victoria final.

Otras teorías de su cristiandad

Otra de las maneras en que han relacionado el cambio de Constantino hacia el cristianismo está alrededor de su familia. Dicen que su madre era cristiana, pero que lo ocultaban a su entorno.

De hecho, poco se conoce de la vida de esta ya que solo se sabía de ella que era hija de un mesonero que fue un soldado popular, pero esta carrera tenía prohibido pertenecer a una religión.

Constantino I Iglesia

Por su parte, algunos historiadores señalan que Constantino necesitaba apoyo político de las provincias de Oriente, lugares donde esta creencia prosperaba enormemente.